Saltar al contenido

Función de los Eosinófilos

Vota este artículo

Los eosinófilos son un tipo de glóbulo blanco, que son las células de defensa del sistema inmunológico. Los glóbulos blancos protegen el organismo contra microorganismos y agentes externos que pueden causar infecciones y alergias.

Se dividen en 5 categorías: eosinófilos, basófilos, neutrófilos, linfocitos y monocitos, y cada uno desempeña una función diferente en el sistema inmune.

Función

Además de combatir microorganismos infecciosos y parásitos, como bacterias, virus, hongos, platelmintos y gusanos.

Los eosinófilos también tienen la función de producir respuestas inflamatorias en el organismo.

Características

Los eosinófilos poseen un diámetro promedio de 10-15 μm y se encuentran en las principales clases de vertebrados. Su núcleo es generalmente bilobulado y presenta cromatina condensada mientras que su citoplasma posee retículo endoplasmático, mitocondrias y aparato de Golgi poco desarrollados y una gran cantidad de gránulos específicos que llegan a llenar cerca de un quinto del volumen citoplasmático.

Neutrófilos y eosinófilos

A diferencia de los neutrófilos, los eosinófilos no son células especializadas para la fagocitosis de microorganismos, este tipo celular realiza su actividad defensiva liberando, de manera selectiva, el contenido de sus gránulos hacia el medio extracelular y mediante la fagocitosis y digestión de complejos antígenos-anticuerpos.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Función de los Eosinófilos. Disponible en: https://www.funcion.info/eosinofilos/