Saltar al contenido
M

Función de los Macrófagos

Función de los Macrófagos
Vota este artículo

El macrófago es una célula de defensa del organismo y actúa en el sistema inmunológico. Los macrófagos se encuentran en el tejido conectivo y se concentran en órganos con la función de defender al organismo.

Características

Las principales características de los macrófagos son:

  • Célula de forma irregular
  • Citoplasma abundante
  • Presencia de pseudópodos

Función

La principal función de los macrófagos es realizar la fagocitosis. El macrófago fagocita células dañadas y envejecidas, restos celulares, agentes extraños o patógenos y partículas inertes.

Las demás funciones del macrófago varían según el lugar donde se encuentre y la denominación recibida. Sin embargo, es importante resaltar que todos los tipos de macrófagos realizan fagocitosis.

Denominación Ubicación Función
Macrófagos alveolares Pulmones Defensa contra organismos y agentes patógenos
Células de Kupffer Hígado Eliminación de células viejas y destrucción de bacterias
Células mesangiales Riñones Fagocitosis de sustancias extrañas
Microglía Sistema nervioso Fagocitosis y defensa del sistema nervioso
Histiocitos Tejido conectivo Función fagocítica
Monocitos Sangre Defensa
Osteoclastos Tejido óseo Remodelación de los huesos

Los macrófagos también son esenciales para el funcionamiento de la respuesta inmunitaria. Ellos producen y liberan sustancias que inducen la producción de células involucradas en procesos inflamatorios e inmunitarios.

De esta manera, se inicia el proceso de reacción inflamatoria. También se encargan de limpiar los lugares inflamados removiendo las células destruidas.

Otra característica del macrófago y que contribuye en la respuesta inmunitaria es la presencia de receptores de superficie, los cuales reconocen microorganismos y estímulos.

De esta forma, los macrófagos advierten al sistema inmunológico sobre la presencia de un agente patógeno en el organismo.

Macrófagos y monocitos

Los macrófagos provienen de los monocitos, células sanguíneas formadas en la médula ósea. Estos circulan por la corriente sanguínea hasta llegar a los lugares de destino, donde sufren diferenciación y pasan a desempeñar funciones específicas.

El monocito es un tipo de leucocito y representa la forma inmadura del macrófago. La principal diferencia en la transformación del monocito al macrófago es el aumento en el número de lisosomas.

La mayor cantidad de lisosomas aumenta la capacidad de realizar fagocitosis.

Macrófagos y neutrófilos

El neutrófilo representa uno de los tipos de leucocitos, que también está involucrado en la respuesta inflamatoria y en el sistema inmunológico.

Estos son abundantes y de corta vida, pueden durar hasta seis horas en la sangre y dos días en el tejido conectivo.

Al igual que los macrófagos, los neutrófilos también presentan capacidad de realizar fagocitosis en lugares de inflamación. Estos ingieren microorganismos y partículas extrañas.

Los neutrófilos son elementos esenciales en la fase inicial de la respuesta inflamatoria. Después de realizar la fagocitosis, los neutrófilos mueren por apoptosis.