Saltar al contenido

Función de una perilla de laboratorio

Una perilla de laboratorio es un dispositivo que se utiliza en el laboratorio para controlar el flujo de un líquido o gas a través de un tubo o conducto. La perilla se suele montar en una varilla o mango y tiene una rosca que se ajusta a la tubería.

Función

La función principal de una perilla de laboratorio es controlar el flujo de un líquido o gas a través de un tubo o conducto.

Esto se logra mediante el ajuste de la rosca en la tubería y la rotación de la perilla. Al girar la perilla, se puede regular el flujo del líquido o gas y controlar la cantidad que pasa a través del conducto.

Estructura

La estructura de una perilla de laboratorio suele ser bastante sencilla. Consiste en una varilla o mango en un extremo, que se sujeta con la mano para girar la perilla.

En el otro extremo, se encuentra la rosca que se ajusta a la tubería. La perilla también suele tener una marca o indicador en su superficie, que muestra la posición de la perilla y facilita el ajuste preciso del flujo.

Algunas perillas también pueden tener una escala graduada que indica la cantidad de líquido o gas que pasa a través del conducto en un momento dado. En general, la estructura de una perilla de laboratorio es simple y fácil de usar.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Función de una perilla de laboratorio. Disponible en: https://www.funcion.info/perilla-laboratorio/