Saltar al contenido
T

Función de la Tiroides

funcion de la tiroides
Función de la Tiroides
Vota este artículo

La tiroides es una glándula localizada en la región anterior del cuello debajo del cartílago cricoides, conocido como Nuez de Adán. Está formada por dos lóbulos, que están ubicados en cada lado de la tráquea y por el istmo, que une a los dos lóbulos haciendo que la glándula tenga forma semejante al de una mariposa.

Función

La función de la tiroides es producir, almacenar y liberar hormonas tiroideas en la circulación sanguínea.

Las hormonas tiroideas principales son los triiodotironina (T3) y la tiroxina (T4). La función de estas hormonas es controlar el metabolismo y la homeostasis (equilibrio entre los sistemas) del cuerpo.

Importancia

Las hormonas producidas por la tiroides regulan desde las más pequeñas funciones cerebrales hasta aquellas funciones relacionadas con el intestino y el aparato genital.

Además, el buen funcionamiento de esta glándula es primordial para el crecimiento de los niños y las funciones metabólicas del organismo, provocando el aumento o pérdida de peso.

Las hormonas T3 y T4 también interfieren en la salud de la piel, el cabello y las uñas, y las personas que presentan desequilibrios en cuanto al funcionamiento de la tiroides comienzan a presentar una apariencia abatida, piel con manchas, caída capilar, etc.

En definitiva, estas hormonas afectan al cuerpo por completo, por lo que se debe dedicar una atención especial a esta glándula.

¿Cuáles son los principales problemas que afectan a la tiroides?

En general, los principales problemas que afectan al funcionamiento de esta glándula son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo.

El hipotiroidismo es cuando esta glándula no produce las cantidades suficientes de las hormonas T3 y T4, haciendo que todas las funciones del organismo se vuelvan más lentas. Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Cansancio intenso sin causa aparente.
  • Aumento de peso.
  • Dolores articulares.
  • Razonamiento lento.
  • Problemas de memoria.
  • Somnolencia excesiva.
  • Irregularidades en el ciclo menstrual.
  • Aumento de los niveles de colesterol malo (LDL).
  • Problemas de crecimiento y desarrollo (niños y adolescentes).
  • Retención de líquido (hinchazón).
  • Constantes episodios de estreñimiento e intestino lento.
  • Debilidad muscular.
  • Falta de deseo sexual.
  • Ojeras.
  • Corazón con latidos lentos.
  • Depresión.
  • Piel seca.
  • Caída del cabello.
  • Uñas quebradizas.

El hipertiroidismo es lo contrario, o sea, ocurre cuando esta glándula produce mayor cantidad de las hormonas T3 y T4 que lo necesario, siendo reconocida por los siguientes síntomas:

  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Bruscas alteraciones de humor.
  • Pérdida de peso.
  • Transpiración excesiva.
  • Ansiedad.
  • Irritación.
  • Menstruación irregular.
  • Insomnio.
  • Hambre excesiva.
  • Debilidad en los músculos.
  • Eyaculación precoz.
  • Temblores.
  • Hinchazón en los ojos.
  • Intolerancia al calor.
  • Caída del cabello.

Estas alteraciones se identifican mediante una detallada evaluación clínica y análisis de sangre que buscan medir los niveles de T3, T4 y TSH.