Saltar al contenido

Función de las macromoléculas

macromoleculas

Las macromoléculas son moléculas muy grandes que se forman a partir de la unión de muchas moléculas más pequeñas.

Algunos ejemplos de macromoléculas son las proteínas, los ácidos nucleicos (como el ADN y el ARN) y los polímeros (como el polietileno y el poliéster).

Estas moléculas desempeñan un papel importante en el funcionamiento de las células y de los organismos vivos en general.

Función

Las macromoléculas desempeñan una amplia variedad de funciones en el organismo, dependiendo de su tipo y estructura.

Por ejemplo, las proteínas son importantes en la estructura y función de los tejidos, y también se utilizan como enzimas para catalizar reacciones químicas en el cuerpo.

Los ácidos nucleicos son la molécula que contiene la información genética de un organismo, y son esenciales para el desarrollo y el funcionamiento de las células.

Los polímeros, por su parte, se utilizan en una gran cantidad de aplicaciones, desde la fabricación de productos de consumo hasta la medicina y la ingeniería.

En resumen, las macromoléculas son esenciales para el funcionamiento de los organismos vivos.

Estructura

Las macromoléculas tienen una estructura muy particular, ya que se forman a partir de la unión de muchas moléculas más pequeñas.

Por ejemplo, las proteínas se componen de cadenas de aminoácidos, que se unen entre sí mediante enlaces peptídicos.

Los ácidos nucleicos, por su parte, se componen de una cadena larga de nucleótidos, que se unen mediante enlaces fosfodiester.

Los polímeros, por último, se componen de una cadena larga de monómeros, que se unen entre sí mediante enlaces covalentes.

La estructura de las macromoléculas es muy importante para su función, ya que determina sus propiedades y cómo interactúan con otras moléculas.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Función de las macromoléculas. Disponible en: https://www.funcion.info/macromoleculas/